Rincón bibliográfico

Lemebel: Crónicas de sidarioEn el Día Mundial de la lucha contra el VIH, reproducimos “La noche de los visones (o la última fiesta de la Unidad Popular)”, el texto que abre el libro Loco afán. Crónicas de sidario (1996), del escritor chileno Pedro Lemebel (publicado en España por la editorial Anagrama). Las crónicas allí reunidas constituyen una cumbre absoluta de la relación entre literatura y enfermedad, y particularmente la que se produjo entre la literatura latinoamericana y el surgimiento del VIH/SIDA en los años 80.

Leer más: Lemebel: Crónicas de sidario

El multiverso de BöcklerIngeniero, arquitecto y grabador, Georg Andreas Böckler (¿1617?-1687) desempeñó su trabajo como técnico y teórico principalmente en la ciudad de Núremberg, donde publicó en el año 1661 su obra más influyente, el Theatrum Machinarum Novum, una antología comentada de distintos diseños de molinos, clasificados según el tipo de energía aplicada para su funcionamiento. Estos molinos representan la tecnología más avanzada y el principal teatro de operaciones mecánicas de aquella época. El trabajo de Böckler consistió en ordenar y describir las láminas que había adquirido el editor Paulus Fürsten, junto con las planchas de cobre provenientes de las ediciones de 1618 y 1629 que hiciera Octavius Strada del compendio de molinos y máquinas hidráulicas más destacadas del acervo renacentista (Ramelli, Zonca, Salomon de Caus…). A ellas sumó sus propios diseños de molinos auto-operados y con mecanismos de movimiento perpetuo, basándose principalmente en variaciones sobre el Tornillo de Arquímedes.

Leer más: El multiverso de Böckler

La erudición barrocaLa obra de sir Thomas Browne (1605-1682) es de una rareza alucinante. Se trate de medicina, esoterismo, teología o ciencias naturales, Browne elige siempre el gesto idiosincrásico del anticuario, al tiempo que privilegia las superficies congestionadas, agregativas y difusas. Su erudición barroca, más apasionada que verídica, es capaz de mezclar la alquimia con el estudio de las plantas mencionadas en la Biblia, la quiromancia con los peces que comió Jesús al resucitar, los túmulos sajones con la cábala y el oráculo de Delfos con el simbolismo hermético.

Leer más: La erudición barroca

Lovecraft: Contra el mundoCuando di comienzo a este ensayo (probablemente a finales de 1988), me encontraba en la misma situación que varias docenas de miles de lectores. Descubrí los cuentos de Lovecraft a la edad de dieciséis años, y me sumergí de inmediato en todas sus obras en francés. Más adelante, con interés cada vez menor, exploré a los continuadores del mito de Cthulhu, así como a los autores de los que Lovecraft se había sentido cerca (Dunsany, Robert Howard, Clark Ashton Smith). De vez en cuando, de hecho con bastante frecuencia, volvía a los «grandes textos» de Lovecraft; seguían ejerciendo sobre mí una atracción extraña, que contradecía el resto de mis gustos literarios; y no sabía absolutamente nada de su vida.

Leer más: Lovecraft: Contra el mundo