El arte de narrar

Walter BenjaminEl crítico y ensayista Walter Benjamin escribió un artículo fundamental que nos permite comprender la importancia del «mostrar» en la narración, de manera que el texto literario posibilite la participación del lector a través de una lectura activa. Frente a los discursos que apuntan constantemente a la explicación o a la comunicación de «opiniones» sobre el mundo y sus circunstancias, el «arte de narrar» implica la exposición de elementos discursivos que requieran interpretación y capacidad de establecer relaciones de sentido.

 

El arte de narrar

 

Por Walter Benjamin

 

            Cada mañana se nos informa sobre las novedades del planeta. Y, sin embargo, somos pobres en historias singulares. ¿A qué se debe esto? Se debe a que ya no nos llega ningún acontecimiento que esté libre de datos explicativos. En otras palabras: ya casi nada de lo que sucede redunda en provecho de la narración, casi todo en provecho de la información. Porque si se puede reproducir una historia preservándola de explicaciones, ya se logró la mitad del arte de narrar. Los antiguos eran maestros en este arte, Herodoto a la cabeza. En el capítulo catorce del tercer libro de sus Historias está la historia de Samético. Cuando el rey egipcio Samético fue vencido y tomado prisionero por el rey de los persas Cambises, Cambises se empecinó en humillar al prisionero. Dio órdenes de hacer parar a Samético al costado de la calle en la que harían su entrada triunfal los persas. Y además dispuso las cosas de tal forma que el prisionero pudiera ver pasar a su hija como sirvienta yendo con una vasija a buscar agua a la fuente. Mientras todos los egipcios se quejaban y se lamentaban ante ese cuadro, Samético permanecía parado solo, inmóvil y sin pronunciar palabra, los ojos fijos en el suelo; y cuando al poco tiempo vio que su hijo era conducido junto con otros para ser ejecutado, siguió sin conmoverse. Pero cuando después reconoció a uno de sus criados, un viejo hombre empobrecido, en la hilera de los prisioneros, se golpeó la cabeza con los puños y dio señales del más profundo dolor. En esta historia se ve lo que es un verdadero relato. El mérito de la información pasa, en cuanto esta deja de ser novedad. Ella sólo vive en ese momento. Debe entregarse a él y explicarse sin perder tiempo. Pero con el relato sucede otra cosa: no se agota, sino que almacena la fuerza reunida en su interior y puede volver a desplegarla después de largo tiempo.

            Así Montaigne volvió al relato del rey egipcio y se preguntó: ¿por qué el rey se queja recién al ver a su criado y no antes? Montaigne responde: "Como ya estaba lleno de dolor, bastó un mínimo incremento para que este rebalsara". Esa es una forma de entender esta historia. Pero la misma también admite otras explicaciones. Cualquiera puede trabar conocimiento con muchas de ellas, si plantea esta pregunta en el círculo de sus amigos. Uno de mis amigos dijo, por ejemplo: "Al rey no lo conmueve el destino de lo monárquico; porque ese es el suyo". Y otro: "En el escenario nos conmueven muchas cosas que no nos conmueven en la vida; este criado sólo es un actor para el rey". Y un tercero: "El dolor intenso se acumula y sólo sale a la luz cuando la persona se distiende. El reconocer al criado fue la distensión". "Si esta historia hubiera sucedido hoy", dijo un cuarto, "entonces en todos los diarios diría que Samético quiere más a su criado que a sus hijos." De lo que no cabe duda es de que todos los periodistas la explicarían en un abrir y cerrar de ojos. Herodoto no la explica ni con una palabra. Su relato es el más seco. Por eso esta historia del antiguo Egipto puede provocar asombro y reflexión aún hoy, después de milenios. Se parece a las semillas que durante miles de años estuvieron herméticamente cerradas en las cámaras de las pirámides y conservaron su capacidad de germinar hasta el día de hoy.

 

En Denkbilder. Epifanías en viaje. Traducción de Susana Mayer.