Cursos

Espacio Lenguaje

Eventos


Speak Low: Los años dorados de Hollywood
Viernes - 15 Sep 2017
20:00 hs.
Conciertos

Trío Aulós
Viernes - 22 Sep 2017
19:30 hs.
Conciertos

Milonga en FL
Viernes - 29 Sep 2017
20:00 hs.
Conciertos

Club de lectura


Elio Vittorini
Sábado - 30 Sep 2017
11:00 hs.

Fernando Vallejo
Sábado - 21 Oct 2017
11:00 hs.

Don DeLillo
Sábado - 04 Nov 2017
11:00 hs.

Calendario

Julio 2017
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Sala de lectura

 


Publica ADN

Por María Sonia Cristoff

En esta "autobiografía póstuma" han oficiado de médiums, podríamos decir, Elizabeth, autora del "Prefacio", con quien Chatwin estuvo casado desde 1965 hasta su muerte en 1989, y Nicholas Shakespeare, sin duda su biógrafo definitivo. En su "Introducción" a Bajo el sol , este último dice que dio por primera vez con algunas de estas cartas en 1991, cuando empezó a trabajar en la biografía de casi seiscientas páginas que publicaría en 1999. Nicholas Shakespeare maneja esa familiaridad con el material chatwiniano desde la perspectiva justa, y con una interesante combinación de generosidad y documentación organiza capítulos cronológicamente según focos de interés que no siempre responden a una misma lógica, agrega pasajes que reponen información entre carta y carta, quita redundancias, incorpora información valiosísima en forma de notas al pie y cuenta oblicuamente, como buen narrador que es, algunos episodios cruciales. Todas esas operaciones le dan a Bajo el sol la movilidad, la pluralidad, el eclecticismo, la síntesis y la intriga velada tanto de la vida como de la narrativa de Bruce Chatwin.

Hablando de sus libros -y del arrojo, de la extraña traza de su escritura-, W. G. Sebald señala, en "El misterio de la piel caoba", el hecho de que cada uno de los libros de Chatwin transcurre en partes distintas del mundo: la Argentina y Chile ( En la Patagonia ), Benin y Brasil ( El virrey de Ouidah ), Gales ( Colina negra ), Australia ( Los trazos de la canción ) y Checoslovaquia ( Utz ). Y muchas de estas cartas, enviadas entre 1948 y 1989, lo muestran escribiendo esos libros en otras distintas partes del mundo, siempre un poco molesto con todas, especialmente con su Inglaterra natal. Esa fobia al país de origen está presente desde sus inicios como escritor (en carta de 1972 a Cary Welch, coleccionista que fue además su pariente y mentor dice: "Inglaterra me está volviendo a agobiar; los momentos de euforia se vuelven cada vez más infrecuentes, a la vez que me voy poniendo cada vez más pálido y cada vez más gordo [?], mientras todos a mi alrededor solo piensan qué es lo que les van a vender a los demás") hasta los años ochenta, cuando ya se escribe con Susan Sontag entre furioso y atónito frente a la cuestión Malvinas o con interlocutores capaces de entender qué es lo que no soporta en V. S. Naipaul.

Pero al contrario de Naipaul y de Sebald, por atenernos a los mencionados acá, Chatwin no hizo de esa fobia ni tema de su narrativa ni disparador de una vida de exiliado. Más bien se construyó, como esos nómadas a los que dedicó un libro literalmente interminable, como un trashumante crónico, un incómodo, un desertor, un fugitivo perenne. Y no por eso se prefiguró como escritor inserto en la maquinaria de la globalización ni como el profesional de las conferencias internacionales, porque si hay algo que Chatwin también rechazaba era la figura del escritor "serio", el iluminador ilustrado. En una carta de 1983 a Murray Bail, escritor australiano, cuenta que participó en Londres en una entrevista televisiva junto con Vargas Llosa, y que estaba muy entusiasmado porque ambos habían escrito sobre un pueblito brasileño llamado Uaua, y que de eso hablaban lo más bien hasta que a su interlocutor "lo enfocó una cámara y pasó de persona alegre y amena a ESCRITOR COMO FIGURA PÚBLICA!", dicho así, en mayúsculas, porque salvo poquísimas excepciones, en las cartas Chatwin suele tener una vehemencia y una exuberancia que está en las antípodas de su prosa tersa, implacablemente precisa.

Ese lenguaje tensado al máximo es, además de estas cartas, sin duda uno de los legados chatwinianos, un rasgo presente en todos y cada uno de los cinco libros mencionados antes y también en sus artículos -recopilados en ¿Qué hago yo aquí? y Anatomía de la inquietud , una elocuencia de lo mínimo que lo lleva a construir una literatura al borde del cuaderno de notas, a trastocar la cronología habitual que suponen las anotaciones como punto de partido de la obra seria y no como el punto de llegada del despojo tan ansiado.



Ficha:

Bajo el sol
Bruce Chatwin
Sexto Piso
Traducción de Ismael Atrache y Carlos Mayor
556 páginas

 

 

Alquiler

Aulas y espacio para cursos, seminarios, eventos...

Presentaciones

Espacio cultural único, con todas las comodidades y amplio aforo

Servicio de lectura

Lectura de manuscritos y tutorías para obra en curso 

Cambia de libro

Servicio de intercambio de libros en Función Lenguaje

 

 Colaboramos con:

 Concurso jóvenes talentos Universidad Camilo José Cela  

 

 

C/ Dr. Fourquet, Nº18 - 28012 Madrid

Tel: (+34) 91 506 08 24 - info@funcionlenguaje.com

Horario de atención: De Lunes a Viernes. Mañanas de 11:00 a 14:00 y tardes de 18:00 a 21:00. Sábados: consultar

CENTRO DE LITERATURA APLICADA, S.L. - Mapa Web

© Función Lenguaje 2017

GavickPro is not affiliated with or endorsed by Open Source Matters or the Joomla! Project.
The Joomla! logo is used under a limited license granted by Open Source Matters the trademark holder in the United States and other countries.
Icons from Glyphicons Free, licensed under CC BY 3.0.