Función Lenguaje Observatorios Rincón Bibliográfico

Rincón Bibliográfico

Crítica literaria


Joseph Conrad: Nota del autor

Funcion Lenguaje   

Joseph ConradUn prólogo es un estado de ánimo. Escribir un prólogo es como afilar la hoz, como afinar la guitarra, como hablarle a un niño, como escupir por la ventana. Uno no sabe cómo ni cuándo las ganas se apoderan de uno, las ganas de escribir un prólogo, las ganas de estos leves sub noctem susurri.
Søren Kierkegaard, Prólogos.

Hay prólogos que se escriben a regañadientes, prólogos que se escriben con entusiasmo y prólogos puramente programáticos. Hay muchos tipos de prólogos.
En el prólogo a la edición española de uno de los libros más felices y delicados de Joseph Conrad, El espejo del mar, Juan Benet escribía: “El libro me proporcionó una impresión indeleble y la seguridad de haber topado con una prosa exacta, acabada, perfectamente trabajada, ensamblada y estanca como los cascos de los buques que describía”. Benet leyó primero el libro en francés, luego en inglés, y finalmente en la excelente traducción que hizo al castellano Javier Marías. Ese prólogo, un híbrido entre la especie entusiasta y la programática, tenía por tanto dos propósitos: hacer un encomio de la traducción de Marías y presentar un frío análisis del estilo de Conrad desde las propias convicciones literarias: “A veces el estilo ha de desvanecerse ante las imposiciones del relato, y a veces la mejor forma de tratar una página sea desproveerla de un estilo propio”. La discusión en torno al estilo de Conrad es un asunto capital en la inserción privilegiada de su obra dentro del canon de la literatura inglesa: “Conrad vino a Inglaterra, un isabelino -escribió Ford Madox Ford- con una prosa que continuamente producía efectos polifónicos de órgano… y Conrad es el poeta más importante de hoy en día porque, más que ningún otro escritor, ha percibido que la poesía consiste en la representación exacta de los acontecimientos concretos y materiales en las vidas de los hombres. Es evidente que, como cualquier otro escritor, tiene el secreto anhelo de producir, en algún momento u otro, una escritura abstracta, una escritura que debe estar desprovista de significación material, como una fuga de Bach lo está de un programa, y que aun así debe tener la belleza del sonido puro. Para encontrar a Conrad en una actitud puramente sinfónica hay que remitirse a sus escritos personales, como los recogidos en El espejo del mar”.

 

Octaedro, de Julio Cortázar

Funcion Lenguaje   

Julio CortázarPublicado en 1974, Octaedro reúne, como su propio título indica, ocho historias disímiles que, sin embargo, podrían ser partes integrantes de una totalidad, las caras de una misma figura. Cuando parecía que Julio Cortázar lo tenía difícil, después de una serie de libros y cuentos magistrales, fue capaz de deslumbrar de nuevo a sus lectores con unos relatos no ya de altísima calidad, sino renovadores de un género que se juzgaba ya casi sin vías posibles de cambio y ampliación. Ocho cuentos en los que, fijando sus obsesiones personales y las que surgen del tiempo que le tocó vivir, se muestra una multiplicidad evidente de temas, estructuras y modos de lenguaje. El lector se va a encontrar, a la vez, con aburridos matrimonios y con amores ardientes; con viajes e itinerarios tan usuales y cotidianos como con otros que son claramente violentos e impetuosos; desde misterios y enigmas literarios y existenciales hasta momentos tan mundanos y conmovedores como son la pena y el llanto ante el dolor y la soledad. Son las caras diferentes de un poliedro dibujado con un lenguaje que se ciñe a la naturaleza propia de cada relato, y donde es capaz de encontrar esa difícil unidad que nace de lo diverso. Esta capacidad es la que concede excepcionalidad a este volumen de relatos imprescindibles.

 

14, de Jean Echenoz

Funcion Lenguaje   

Jean EchenozEn 14 [/kátorz/] de Jean Echenoz la fábula rural no se deja absorber por el drama de la guerra. Aunque retoma una serie de cuadros conocidos –el tren que va “¡A Berlín!” para patearle el trasero a los alemanes, los tópicos de una vida infrahumana en las trincheras, la guerra que decreta la muerte del narrador– el autor despliega sensaciones y miradas que no se vuelcan al pathos sino que exploran el afecto.

 

Cuaderno de Montevideo: Concha García

Funcion Lenguaje   

Concha GarcíaLa literatura de viajes tiene una tradición impresionante en el acervo universal: desde Homero y Virgilio, pasando por Marco Polo, llegando a una explosión en el Renacimiento cuando los descubrimientos geográficos y el avance tecnológico de la navegación desparramaron una multitud de seres humanos por el globo, ávidos por registrar ese cambio en el mundo y en sus propias vidas. Pero este no es el interés de Concha García cuando recorre Montevideo con su cuaderno. "Montevideo está todavía en el eje preciso de los tiempos que pasaron y los que todavía no han llegado. Más viva que muerta, más creativa que perezosa, más afectiva que inestable".

 

Última entrevista a Julien Gracq

Funcion Lenguaje   

Julien GracqJulien Gracq (1910-2007) fue quizás quien trazó el camino en solitario más original de la literatura francesa del siglo XX. Reacio al intimismo, el autor de El Mar de las Sirtes y Los ojos del bosque, se ha prestado en muy pocas oportunidades al género de la entrevista. Sin embargo, en esta que fue una de las últimas, realizada por Bernhild Boie, uno de los grandes especialistas de su obra, y publicada originalmente en diciembre de 2001 en la revista de estudios genéticos, Génésis, revela su mirada personal sobre el oficio de escribir y la génesis de una obra.

 

 

La quimera del conejo

Funcion Lenguaje   

Mario Levrero. Caza de conejos. Ilustraciones de Sonia PulidoCaza de conejos es la respuesta definitiva para aquellos lectores que, tras leer La ciudad, La novela luminosa o El discurso vacío, se hayan preguntado si Mario Levrero (Montevideo, 1940-2004) fue realmente un gran escritor o una rareza del idioma sin mayor recorrido. Y es una confirmación inapelable de que la gran literatura, la gran literatura en castellano, puede permanecer al margen de los principales premios literarios (la cultural oficial), de los puestos destacados en las listas de obras más vendidas (la industria) y del conocimiento general del público (la popularidad).

 

Pablo Palacio: Un hombre muerto a puntapiés

Funcion Lenguaje   

GuayasamínLa narrativa de Pablo Palacio (Loja, Ecuador, 1906-1947) representa un curioso momento de las vanguardias latinoamericanas. Desmarcada de la asfixiante tendencia al realismo social, la obra de Palacio, constituida apenas por un libro de relatos (Un hombre muerto a puntapiés) y dos novelas breves (Débora y Vida del ahorcado), es experimental e innovadora por cuanto introduce técnicas y procedimientos que ensanchan y profundizan la experiencia de lectura. La obra de Palacio está siendo revisada desde la crítica y la academia porque su discurso propone unas formas de lectura que la sitúan en el núcleo de preocupaciones de la literatura moderna y en el centro de interés de las más actuales teorías de recepción del texto literario.

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 Próximo > Fin >>

Pág. 1 de 5

Boletín Función Lenguaje

Suscríbete

Suscríbete a nuestro boletín de noticias: conferencias, eventos, cursos...
Acepto términos y condiciones

Rincón Bibliográfico

la-quimera-del-conejo Caza de conejos es la respuesta definitiva para aquellos lectores que, tras leer La...
-concha-garcia-qacontecimientoq Una cosa es inventar y otra crear. Nunca como hasta hoy en día la invención y la...
pablo-palacio-un-hombre-muerto-a-puntapies La narrativa de Pablo Palacio (Loja, Ecuador, 1906-1947) representa un curioso...
javier-lostale-rosa-y-tormenta La figura del corredor de fondo –en su soledad y radicalidad más inseparables,...

Revista Multidisciplinar

CANAL FL

 

 

Síguenos en...

 

Función Lenguaje en g+ Función Lenguaje en Facebook Función Lenguaje en Twiter

Función Lenguaje en Facebook